Para no hacer excesivamente larga, siéndolo ya, la anterior entrada, prefiero reflexionar aquí un poco más sobre mi primer parto, en Alemania.

Cuando Chico tenía nueve meses regresamos a vivir a España. Teníamos claro que queríamos un hermanit@ para él, pero a mí solo pensar en el parto en España me daban sudores. Por eso al poco de llegar, aún teniendo lejos el siguiente embarazo, me puse a navegar por internet, tratando de encontrar lugares o profesionales que apoyaran el parto natural. Como ya había vivido un parto tenía algo más claro qué necesitaba, pero sobre todo qué no necesitaba.

Y en este viaje de búsqueda es como comenzó mi auténtico cambio de mentalidad respecto al parto. Encontré enseguida la web y el foro de El parto es nuestro y comencé a devorar historias de partos y comentarios de embarazadas y mamás. Mi perspectiva de cómo era la situación en Madrid y en España comenzó a ser muchísimo más amplia y clara. También mi perspectiva respecto a cómo es un auténtico parto natural cambió. O digamos mejor que nació. Porque aún habiendo tenido un niño no pude imaginarme parir como algo fisiológico hasta que leí a Michel Odent. Para mí fue leer a este médico lo que marcó un antes y un después.

Dos años después de volver a Madrid, mi segunda hija nació en casa sin complicación alguna. Un parto con una evolución perfecta para nosotras dos.

Tras haber tenido esta segunda experiencia, mi modo de ver aquel primer parto también cambió.

Veo el sistema de partos alemán como mucho más respetuoso y diversificado. Ya de entrada el sistema sanitario te permite elegir y cambiar sin problema de médico de cabecera . También ir directamente al especialista que elijas (aunque algunas aseguradoras te penalicen económicamente por ello, pero te lo permiten).

Asimismo existen diversas posibilidades, sufragadas,  de dar a luz: en casa, en casas de partos y en hospital (con alta voluntaria al cabo de unas horas, y con comadrona de tu elección si así lo deseas). También dispones gratuitamente de las visitas a casa de una comadrona, tras el parto. Y de un curso de preparación al parto y otro de gimnasia postparto.

En Alemania, quien quiere un parto totalmente instrumentalizado, puede tenerlo. Quien quiere parir en casa, igualmente. Están generalizadas las casas de partos: lugares donde la mujer da a luz, entre comadronas, sin médicos pero con un entorno respetuoso al máximo, que favorece la intimidad y el fluir del parto. Por supuesto, se descarta antes de dar a luz allí que el parto sea de riesgo, igual en los partos en casa.

En Alemania existe más conciencia de las diferentes opciones, porque son reales y pagadas por el estado y porque más mujeres acceden a ellas. También existe más respeto, aunque el parto en casa pueda llegar a verse como algo en cierto modo radical.

En todo caso, un parto medio en un hospital medio alemán, siempre va a ser algo más respetuoso que en nuestro país. No se va a practicar el rasurado ni el enema como rutinas. Se intentará primero que la pareja esté a solas para que la mujer vaya dilatando de modo natural. Se consultará si desea epidural y oxitocina. Se dejará al bebé con su mamá cuando nazca. Se orientará respecto a la lactancia…

Para mi este entorno es suficiente: respeto, variedad de posibilidades, apoyo estatal. Aunque me falta un paso más a nivel informativo: conocer la realidad del parto desde el punto de vista fisiológico. Reconocer el parto como algo que las mujeres podemos hacer sin ayuda, si no existen patologías.

No vi esto integrado en la preparación al parto en Alemania. Igual que no lo está en España a no ser que frecuentes entornos “alternativos”.  Y en mi opinión esto es lo que marca muchas veces la diferencia. Sobre todo para aquellas mamás que venimos creyendo en el parto como algo durísimo, que se estanca, que no podemos hacer solas… Así somos la mayoría y necesitamos que nos hagan ver lo contrario, que nos lo expliquen al menos. Necesitamos la contrainformación, la reeducación respecto al parto.

 

Y vosotras, ¿habéis buscado un parto respetado en Alemania? ¿Cómo fue la experiencia?

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Share This