Hasta-pronto-Mondo

Bueno… son sólo 5 días… aunque nadie ha dicho que vaya a ser fácil.

Chico ya está contando el tiempo que le queda por aquí, hasta su partida, y también está algo nervioso. La verdad es que Mondo no suele hacer más que dos escapadas de este estilo al año, pero precisamente por la falta de costumbre -y porque Mondo trabaja en casa, supongo- Chico ha empezado las últimas veces a echarle mucho de menos. Cuando era más pequeñito vivía en cierto modo en la inconsciencia del tiempo, o le era suficiente con tenerme a mí siempre cerca. Pero al cumplir los tres años, aproximadamente, las partidas de Mondo empezaron a dejarle bastante angustiado.

Por suerte, Nana todavía no es consciente ni creo que lo viva tan intensamente.

Mondo va a visitar a Mondina, su hija mayor, de diez años, que vive en el sur de Alemania. Yo hubiera estado encantada de que fuéramos todos, porque una escapadita a Alemania de vez en cuando nunca me sobra, además ahora que ya llega la primavera, hmmm. Pero económicamente no nos lo podemos permitir, así que parte de la tripulación se queda en tierra.

Eso sí, no voy a renunciar a la importación los artículos Made in Germany de mi predilección. Estoy preparando  ya una buena lista y me aseguraré de que Mondo lleve una maleta bien amplia para poder traérnoslo todo.

No os desvelo qué productos son los que me cautivan, sólo os digo que para mí, con entrar en cierta tienda pierdo la noción del tiempo (y del dinero). Esa tienda es mi paraíso particular. La encuentras especialmente en el sur de Alemania. Por una parte tiene productos que ya se importan a España, pero a mucho mejor precio, y por otra tiene una marca blanca de productos de ese estilo, con una variedad amplísima, que hace mis delicias…

Y ya no doy más pistas. El misterio se desvela la semana que viene, a la vuelta de Mondo.

Contadme: ¿hay algo que os encante “importar” de Alemania u otro país? ¿Y qué tal llevan vuestros churumbeles que papá y/o mamá se escapen unos días?

 

Guardar

Share This