Gente saltando

Muchas veces la insatisfacción con el trabajo se debe a que no nos gusta la gente con la que tenemos que relacionarnos, a que no nos gusta lo que hacemos o a que no estamos de acuerdo con la filosofía de la empresa (si trabajas por cuenta ajena) o socios (si es por cuenta propia).

Sin embargo, a veces no es ni la gente, ni la actividad en el trabajo el problema, ni siquiera es cuestión de que no creamos en la empresa en la que trabajamos. En estos casos, lo más probable es que no hayamos atinado a otro nivel, quizás, simplemente somos otro tipo de trabajador.

Hoy, voy a hablarte de los tipos de trabajadores y trabajadoras que existen y, sobre todo, de cómo cualquiera de ellos puede aprovechar internet para encontrar o crear su trabajo en libertad.

Los tipos de trabajadores

Ser conscientes del tipo de trabajo que necesitamos y obrar en consecuencia es fundamental para tomar las riendas de nuestras vidas. Te presento las opciones (si se te ocurren más, te invito a compartirlas en los comentarios):

Por cuenta ajena.

  • Emplead@s que no quieren grandes responsabilidades o que no quieren responsabilizarse de dirigir grupos, quieren ofrecer su tiempo a cambio de dinero y olvidarse de lo demás. A veces, quedarse en casa o trabajar siempre con las dos mismas personas se les antoja pesado.
  • Directivos y directivas. Empleados que quieren responsabilizarse de grupos y están dispuestos a tomar mayor carga de trabajo a cambio de ganar más dinero. Como el otro grupo, este también prefiere unirse a un proyecto ya en marcha y tener la seguridad de un sueldo fijo mensual.

Por cuenta propia

  • Autónom@s. Gente a las que le gusta trabajar en su propio negocio, sacar adelante sus ideas, pero que no quieren tener que dirigir y responsabilizarse de otras personas.
  • Empresari@s, gente que tiene una idea y quiere materializarla creando un sistema que funcione aunque ellos no estén presentes. Son capaces de delegar en otros.

Ni fu ni fa

  • Los que, por unas razones u otras, no quieren trabajar y viven bajo un puente o como pueden. Personalmente me inclino a pensar que se trata de una situación especial o de algún tipo de respuesta ante situaciones traumáticas, y que suele ser pasajero. Sin embargo, también podría ser que realmente haya gente que es así de nacimiento. En cualquier caso, estoy seguro de que todos pasamos por momentos en los que nos encuadramos aquí (me encantaría conocer vuestras opiniones y experiencias al respecto).

Maternidad/paternidad y otros

  • Ya por último, están las embarazadas, madres, padres, mujeres y hombres que se quedan en casa para cuidar del hogar, de los hijos o de familiares necesitados, y lo hacen con gusto, sintiéndose apreciad@s y valios@s.

Por otro lado, están las contrapartes tóxicas de estos tipos de trabajadores:

  • Está la jefa o jefe déspota y el “empresauro“. Gente que tiene una empresa o un puesto de responsabilidad, pero no entiende lo que esto significa en realidad. Están atados a su ego, su inseguridad y su agresividad, y a una forma antediluviana de hacer negocios, en la que la apariencia lo es todo y el que más fuerte habla es el qué más razón tiene. Mandar alimenta su autoestima y es más una cuestión de ego y aparentar que de construir o desarrollar una empresa o sistema que funcione. La política rige sus acciones y no aceptan ideas si no vienen de las personas adecuadas o si no las siente suyas. La empatía es una chorrada, lo que necesitas es control y mano dura.
  • Está el tramposo. Empleados y jefes tramposos que se intentan escaquear o que aprovechan su posición de manera desleal. O empresarios que intentan engañar a sus proveedores, empleados y/o clientes para sacar más beneficio a corto plazo.
  • Y está el aprovechado que no quiere trabajar, y se vale del trabajo o afecto de otros para subsistir.
  • Está la persona que se queda en casa ocupándose de los hijos o de cuidar y arreglar la casa, pero no quiere hacerlo y es infeliz (lo cual tampoco ayuda a la felicidad del resto de la familia).

Hasta aquí hemos hablado de las opciones que tienes para trabajar. A continuación te hablo de una herramienta a cuyo estudio y práctica he dedicado buena parte de mis últimos diez años de vida y que me ha permitido desde el tercer año en el que empecé a utilizarla vivir y trabajar en libertad.

Apoyándote en internet para crear tu trabajo en libertad

De forma general, podríamos decir que internet es una herramienta de comunicación bidireccional, es decir, que sirve para recibir y emitir mensajes.

Lo más increíble de ella es su poder, nos permite llegar a millones de usuarios en todo el mundo; y su bajo coste, un coste que prácticamente cualquiera de nosotros puede asumir sin problemas.

Ahora bien, ¿de qué nos sirve comunicarnos con la gente si lo que queremos es trabajar en lo que nos gusta, de la forma que queremos? Pues depende de lo que quieras hacer.

Si quieres crear un negocio o trabajar como freelance

Para los que quieren trabajar por cuenta propia, internet puede ayudarles prácticamente en todas las fases de su proyecto.

Por un lado, puede ayudarte a conocer a tu público, a la gente a la que quieres ayudar y a saber cuánto están dispuestos a pagar por resolver su problema.

Si, por ejemplo, quisieras crear una tienda para aficionados a las cervezas artesanas, crear un blog o unirte a un grupo de Facebook en el que este grupo interactuara podría ayudarte a conocer sus problemas, lo que les gusta de los productos de tu competencia (y propios) y lo que no, a dónde les gusta ir, qué les gusta hacer, con quién se relacionan, etc.

Este conocimiento es el que te va a ayudar a encontrar el producto o servicio perfecto para ellos.

Además de a conocer a tu público, también puede ayudarte a ganarte su confianza. Si ellos entienden que eres uno más, que tú también estás enamorad@ de la cerveza artesana, que conoces y tienes en cuenta a la comunidad, empezarán a confiar en ti. Esto solo lo podrás lograr interactuando con ellos.

Por otro lado, si contestas a sus preguntas en los comentarios de tu blog o en las redes sociales que frecuentes, y creas grandes contenidos alrededor de la cerveza, podrás mostrarte como alguien que sabe, como una autoridad en el tema.

A partir de aquí, se activará el boca a boca, tendrás mayor visibilidad y tu negocio empezará a funcionar, generando un dinero que podrás reinvertir en llegar a más gente, y en entender y servir mejor a tu público, ingresando así más dinero.

Además de ayudarte con tus clientes, internet y el intercambio con otros también te ayudará a estar a la última en tu campo, y te facilitará conectar con otros especialistas, dándote la posibilidad de colaborar con ellos y conseguir alianzas estratégicas.

(click en la imagen para acceder al curso)

Si quieres trabajar por cuenta ajena

Hay una cosa que los que buscan un trabajo, generalmente, no tienen en cuenta y es que la mejor forma de conseguir un trabajo es que el trabajo te busque a ti.

Para que te contraten, necesitas convencer al empleador de que eres el mejor candidato posible, pero, ¿quién es el mejor candidato posible? Por supuesto, aquel que parece inalcanzable.

Si estás buscando trabajo no pareces inalcanzable. Cuando estás trabajando en otra empresa o en tu propio proyecto, la cosa cambia.

¿Y cómo puedo hacerme notar?

Seguro que adivinas la respuesta. Tanto si tienes un trabajo como si no, si quieres seguir creciendo, si quieres tener más opciones o quieres cambiar de trabajo, yo te aconsejaría que empezaras a dejarte ver en el sector que te interesa y para ello, internet es una herramienta muy eficaz.

Puedes aprovechar grupos, foros y un blog para resolver las dudas de otros internautas, hablar de ti y de lo que haces, hacer amigos… Así, en cualquier momento puedes cruzarte con tu futuro empleador o con la persona que te va a recomendar para el puesto que tú quieres.

Si por ejemplo eres expert@ en hacer trajes para muñecas, ¿por qué no haces una web en la que muestras tus modelos y empiezas a ser activo en foros y redes sociales por internet? De esta manera, el día menos pensado, alguien contactará, y querrá comprar algo o quizás incluso te ofrezca el trabajo de tus sueños.

Eso sí, no puedo dejar de repetir esto, ese blog que creas, ese foro o grupo en Facebook que frecuentas, tiene que gustarte. Tienes que poder disfrutar de ello, tiene que ser un fin en sí mismo, algo que puedas hacer por siempre sin desgastarte.

Ya para cerrar este post, me gustaría hablarte del dinero fácil.

El mito de internet

Existen muchas formas de aprovechar internet para hacer dinero y crear tu “trabajo perfecto” e incluso una forma de ingresos pasivos. Se puede, en serio (de hecho en este artículo te hablo de mi experiencia con ello). Estoy convencido de que internet puede ayudar a cualquiera, sin importar lo raro o diferente que sea, a ganar dinero de la manera que quiere, para vivir como desea.

Eso sí, hay un pero.

No importa el tipo de negocio que quieras montar, sea el que sea, te llevará tiempo y esfuerzo, y, sin duda, te va a hacer pasar por un tiempo de sequía antes de dar frutos. ¿Cómo de largo? No lo sé, depende de tus habilidades, del mercado y de la suerte.

Somos muy dados a creer que existen caminos rápidos. Esas historias de personas que se encuentran un tesoro escondido o de personas a las que dejan en herencia un cuadro que resulta valer varios millones, tienen un gran poder de atracción sobre nosotros.

Sin embargo, la realidad es que esto no ocurre. En la vida real, las cosas llegan a los que se esfuerzan y, sobre todo, a los que no se rinden.

Por eso, me gustaría que hoy quedase clara una cosa. No existe un camino rápido, tampoco en internet. Si quieres conseguir algo, tendrás que tener aguante, y la mejor forma de aguantar es no tener presiones económicas y sentirte bien con lo que haces, es decir, poder empezarlo como hobby, encontrar algo que pagarías por hacer.

De hecho, yo no aconsejaría a nadie dejar su trabajo para montar un blog a menos que tenga muchos ahorros y/o esté muy quemado. Mucho menos tratándose de alguien que tiene que ayudar a mantener a su familia.

Eso sí, si tienes un negocio ya en marcha y quieres aumentar las ventas, ya es otra cosa; como muchas de las personas que he ayudado con mi servicio de consultoría y acompañamiento han descubierto, el blog es una de las mejores formas de mejorar tu servicio o producto, aumentar tu popularidad, visibilidad, ventas e incluso fidelidad de tus clientes.

Pero de todo esto ya te hablaré en futuras entradas.

Apúntame a los contenidos de Irabela's - un trabajo en libertad

Guardar

Guardar

Share This