Trabajando con el portatil

Para conciliar mejor trabajo y familia (o vida laboral y personal) existe un camino que aunque no es realmente un secreto, no mucha gente conoce y menos aún se toma en serio.

Hablamos de la generación de ingresos pasivos y semi-pasivos.

¿Qué es eso de los ingresos pasivos y cómo puedes conseguirlos? Pues justamente :-), hoy quiero hablarte de ello.

Aquí tienes el índice de los temas de este artículo:

Algunos de vosotros nos habéis preguntado en Irabela’s cómo lo hacemos para trabajar en lo que nos gusta, a distancia (sin acudir a ninguna oficina) y además viajando. Todo esto, además, con dos hijos y sin escuela.

Una lectora decía:

Acabo de leerlo y me encanta…..pero….de donde sacas 2000 € al mes con un ordenador encendido sólo las tardes de lunes a viernes???

… Yo veo que la mayoría que viaja o son familias que gozan de unos ahorros importantes (y hablo de más de 50.000) o disponen de otra familia (padres) que les financia, o un trabajo muy bueno que les permite trabajar en cualquier país (pero no hay muchos trabajos así).

Esto me lo escribía refiriéndose a una frase en nuestro artículo balance del primer mes en el Sudeste Asiático.

La parte que le llamó la atención fue esta:

El cálculo que hemos echado (y coincidimos en él con otra familia que también lo ha hecho) es que como familia con dos hijos, en Koh Phangan (las islas son más caras que el resto del país, por ejemplo que el norte) necesitas aproximadamente dos mil euros al mes, esto sin contar vuelos).

Mi caso: cómo vivir sin estar atado a un lugar y a un horario

Actualmente vivimos de los ingresos que generan mis negocios online. El año pasado fueron unos 5.000 al mes de media después de impuestos (el Estado siempre cobra su tributo).

Tengo diferentes negocios, el principal es una agencia de traducción, pero también tengo otros proyectos que he ido montando a lo largo de los años (como irás viendo, los ingresos pasivos siempre consisten en eso, una inversión de tiempo al principio y la recogida de lo sembrado después).

Todo mi trabajo se puede hacer por internet, generalmente de forma asíncrona, es decir, rara vez tengo que estar disponible en un momento concreto del día.

El negocio que me da la mayor parte del dinero que ingreso, la agencia de traducción online (también tiene oficinas físicas, pero el 95% del trabajo ocurre en internet), funciona sin que yo tenga que estar presente y hace dinero sin que tenga que colaborar en las ventas ni proyectos.

He hecho una gran inversión de tiempo previa y he creado un sistema que hace que ahora todo pueda funcionar en Mondo Agit (así se llama la agencia) sin que yo esté presente a cada paso. He creado lo que se llama una fuente de ingresos pasivos.

El trabajo que hago en la actualidad va destinado a actualizar la web de la agencia y asegurarme de que todo funciona como debería, además de al lanzamiento de nuevos servicios o productos, como puede ser el blog de Irabela’s (más abajo hablaré un poco más de mis negocios).

Con todo, mis ingresos no son todavía al 100% pasivos, ya que también tengo un (cada vez más pequeño) sueldo en mi empresa, sueldo que recibo a cambio de ocuparme del marketing online (un trabajo totalmente asíncrono y que me da casi total libertad) y de la internacionalización del negocio.

Definición, ¿qué son los ingresos pasivos?

Los ingresos pasivos son una forma de ingresos que se genera sin que tengas que trabajar de forma activa en el momento en el que se presta el servicio o se crea y entrega el producto.

Es además un tipo de ingreso que no depende directamente del tiempo invertido en trabajar. Por eso suele decirse que es una forma de hacer dinero sin trabajar y no es de extrañar que se vea como la gran diferencia entre pobres y ricos.

Para que funcione, tienes que crear un sistema que se gestione de la forma más automática posible. La clave está en el trabajo previo invertido que te permite recoger luego los frutos.

Con todo, los ingresos pasivos NO son una forma de ingresos que se genera a través de internet o gracias al consejo de un enterado o insider, por arte de magia y sin hacer nada.

Cómo generar ingresos pasivos

Vale, ahora ya tienes una idea de lo que son los ingresos pasivos, pero, ¿cómo puedo generar ingresos pasivos y qué tipos de negocio existen con el potencial de dar ingresos pasivos?

Te voy a hablar de tres de mis proyectos estrella.

  1. En el caso de mi negocio de traducción, Mondo Agit, he optado por una agencia online y he creado un sistema de trabajo: buscado colaboradores que mantengan todo en funcionamiento mientras yo me ocupo (junto a mi socio) de que todo funcione como debe.

En principio se trata de un negocio a la antigua usanza, pero gracias a una fuerte inversión de tiempo en una web y contenidos que posicionasen en los buscadores (SEO) he conseguido construir un negocio que funciona a distancia, por internet, sin necesidad de que esté ahí.

  1. En cuanto a Irabela’s, hemos creado un blog desde el que ayudamos a familias a vivir, trabajar y aprender en libertad.

Los contenidos de este blog nos permiten atraer visitas (desde Google, redes sociales e incluso otras páginas y blogs) y en algún momento, nos permitirán también hacer dinero vendiendo productos propios (como podrían ser cursos online o ebooks), de afiliados (enviando clientes a otros) o con servicios (consultorías).

  1. Hace poco también hemos empezado otro blog, Librestado. Desde allí ofrecemos informaciones a nómadas digitales y gente que quiere vivir en libertad, lejos de las imposiciones del Estado.

En este caso solo nos ocupamos de traducir contenidos y conseguir lectores, y nos llevaremos un porcentaje de lo que se venda.

Invertimos nuestro trabajo en forma de traducciones y promoción de contenidos y luego tendremos una fuente de ingresos pasivos. El día de mañana, si nos cansásemos del trabajo, incluso podríamos subcontratar traductores a y alguien que se encargase de la promoción de contenidos y nos quedaríamos con el dinero que sobrase.

(click en la imagen para acceder al curso)

Caminos para hacer dinero sin trabajar

Quiero empezar este punto recordándonte que aunque se puede hacer dinero sin trabajar, esto es la consecuencia de una fase previa (más o menos larga) de mucho trabajo y sistematización que te permite luego cosechar los frutos.

Como has visto en el punto anterior, existen muchas opciones para generar ingresos pasivos. Aquí tienes una lista con los puntos bien explicados:

  • Programas de afiliados.

Los programas de afiliados son perfectos para conseguir ingresos pasivos, ya que tu rol de afiliado te ahorra un montón de trabajo y problemas. Su funcionamiento es muy simple: te llevarás una comisión por cada recomendación que hagas y acabe en compra.

Si tienes un blog o web con visitas y no quieres o no puedes crear ningún producto o servicio propio, pero sí quieres hacer algún dinero, puedes empezar ofreciendo a tus lectores las soluciones de otros.

Una buena forma de empezar podría ser hacerse afiliado de Amazon. Una vez que te hayas dado de alta en sus programas de afiliados ganarás un pequeño porcentaje por cada venta que se produzca a partir de los enlaces que pongas a sus productos.

Es importante que solo recomiendes y enlaces a productos y servicios que merezcan la pena, ya que si no, perderás rápidamente la confianza de tus lectores.

Para vivir de programas de afiliados tendrás que aprender a usar el SEO y a crear contenidos convincentes.

La gran ventaja de la afiliación es que te permite olvidarte de la parte de creación y producción del producto (o servicio) y, a pesar de ello, haces dinero.

La afiliación es el paso perfecto antes de la creación del producto propio, ya que te permite comprobar por qué soluciones tus lectores están dispuestos a pagar.

Hay gente que vive de crear páginas nicho con enlaces afiliados. Seguramente no puedas vivir de una sola página de este tipo, pero si tienes 5 a 10 bien posicionadas, es probable que sí puedas vivir de ellas.

La desventaja es que, no tienes ningún control sobre el servicio o producto que estás recomendando. Estás enviando al lector fuera de tu blog e introduciendo un agente externo adicional, de forma que si querías alcanzar algún otro tipo de conversión (ya sea venta, suscripción o lo que sea), será más difícil que consigas alcanzarla.

Además, tienes que compartir los beneficios, es decir, te llevas solo una parte del dinero que gasta tu lector.

  • Publicidad en el blog o la web. Publicidad online en general.

Otra opción si no quieres invertir tiempo en crear un producto o servicio propio es vender publicidad en tu sitio web.

Si has creado un directorio en el que mucha gente busca proveedores y ofertas, tienes una publicación (blog o lo que sea) o diriges un foro especializado, puedes probar a vender publicidad.

La forma más sencilla de empezar a vender publicidad es con AdSense, pero hay otras económicamente más interesantes como puede ser la de ofrecer espacio publicitario a empresas concretas relacionadas con tu sector.

En general se cobra por número de clics o visualizaciones, pero también puedes alquilar el espacio publicitario por tiempo y la publicidad puede venir en forma de enlaces, menciones, banners, vídeos o incluso artículos sobre los productos o servicios de la empresa en cuestión

Uno de los puntos clave para poder hacer dinero vendiendo publicidad es tener un público bien definido, de forma que sea más fácil explicar a los anunciantes lo que les va a aportar la publicidad en tu sitio.

El problema principal con esta forma de monetización es que necesitas muchas visitas para hacer suficiente dinero.

Por regla general, cuanto menos especializado el tema de tu publicación, foro o directorio, más visitas tendrás que tener para poder hacer dinero.

Pero también tiene otro gran problema y es que estás enviando a los lectores fuera de tu web, de forma que pierdes la oportunidad de ofrecerles productos o servicios propios o de ganarles como suscriptores.

Por supuesto, la gran ventaja de vender publicidad es que, una vez que tienes un sitio con suficientes lectores y bien posicionado en Google, el trabajo por tu parte es mínimo.

  • Venta de suscripciones.

Otra opción, si ya tienes un blog o web con visitas y suscriptores, consiste en vender suscripciones mensuales o anuales. Es decir, creas un servicio que da a los interesados acceso a un contenido especial o Premium que no se comparte de forma abierta.

La suscripción puede dar acceso a artículos con información especialmente detallada o también a datos y oportunidades especiales (vuelos baratos, oportunidades de negocio, etc.). También existen suscripciones a aplicaciones.

En cualquier caso, dado que existen tantos contenidos gratuitos en internet, para que esto funcione, tu oferta tiene que ser muy convincente y el contenido que ofreces muy, muy especial.

Desde el punto de vista económico, las suscripciones de pago tienen la ventaja de que, al contrario del caso de la venta de productos o servicios, resultan en ingresos más o menos seguros cada cierto tiempo (mensuales, trimestrales, anuales).

  • Comunidades online de pago.

Somos seres sociales y sin duda, una de las formas de alcanzar más rápidamente tus objetivos es conociendo a la gente adecuada.

La comunidad de pago es una forma de suscripción de pago y como tal, tiene sus mismas ventajas (ingresos regulares) y desventajas (necesitas un gran producto para que la gente se apunte).

Generalmente, el que se da de alta en una comunidad de pago lo hace para acceder a una información especial, pero también porque las comunidades de pago son una buena opción de encontrarse con otros profesionales en tu sector o de dar con oportunidades de negocio.

  • Crear una tienda online.

Llevar una tienda puede ser una tarea muy ardua y además, es algo que te obliga a estar presente durante la horas de apertura.

Ahora, gracias al internet, puedes crear una tienda que está abierta a todas horas y todos los días del año.

Si te organizas bien, la tienda podrá recibir pedidos en cualquier momento del día y luego tramitarlos de forma automática o semi-automática. Amazon y sus servicios a vendedores son una gran opción para los que no quieren ocuparse de la logística.

  • Escribir un ebook (libro electrónico).

Si hay un tema que conoces a fondo y existe un interés profundo por parte de suficiente gente, podrías pensar en crear un ebook.

Lo bueno de crear un infoproducto (ebook, curso…) es que una vez que lo has creado puedes venderlo todas las veces que quieras sin incurrir en gastos de producción.

El problema con los ebooks (y con cualquier otro producto) es que muchas veces nos empeñamos en crear algo que luego nadie quiere. Invertimos meses en escribir un libro sobre algo por lo que nadie está dispuesto a pagar.

  • Crear un curso online.

El ebook no es la única forma de saciar las ansias de conocimiento de tus clientes, también puedes decantarte por crear un curso que ayude a tu público a alcanzar la meta que sea o a adquirir un cierto conocimiento.

Dependiendo de la temática que vayas a tratar o de tus preferencias, puedes optar por crear un curso online en vídeo, por email o incluso audio y ofrecerlo a tu público.

Al igual que ocurre con el ebook, tendrás que asegurarte de que existe suficiente interés por la temática como para que tu público pague.

  • Un negocio que funciona sin que trabajes directamente en él.

Para los que ya tengan una empresa, una opción interesante puede ser cambiar la forma de funcionamiento de esta para que pueda sostenerse por sí misma, sin que tengas que trabajar en ella.

Por supuesto, tus ingresos disminuirán, ya que tendrás que contratar a alguien o (mejor) buscar un socio que se ocupe de todo, pero a cambio ganarás en libertad y podrás dedicarte a crear nuevos negocios o mejorar el negocio que creaste desde fuera, sin tener que meterte en el día a día.

Si estás empezando de cero, crear un negocio que se mantenga solo no es imposible, pero para llegar ahí tendrás que invertir primero mucho tiempo y/o dinero (para montar un negocio, invertir dinero rara vez es suficiente, pero bien gestionado, el dinero puede ayudar a alcanzar los objetivos más rápidamente).

  • Crear y vender plantillas de WordPress o plugins.

Si has dado con una necesidad que todavía no está cubierta y sabes programar, una buena opción podría ser crear tu propia aplicación en forma de plugin.

Lo más importante en este caso es dar con una necesidad real (algo que no solo necesites tú y cuatro amigos) por lo que la gente esté dispuesta a pagar. Crea rápidamente un prototipo y una landing y no inviertas más tiempo en la programación hasta que no hayas conseguido los primeros pedidos.

En lo económico, existen varios modelos que puedes seguir. Puedes crear una versión light gratuita y otra premium de pago o si tienes suficiente tirón (o la necesidad es lo suficientemente fuerte), puedes apostar directamente por crear solo la versión de pago.

Puedes cobrar por licencia, por instalación o incluso dar licencias limitadas en el tiempo (suscripciones, SAAS).

Los plugins no son la única opción, cada vez hay más diseñadores que obtienen ingresos adicionales todos los meses gracias a su hobby de crear plantillas para webs que luego ofrecen en plataformas como themeforest y parecidos (cómo hacer dinero vendiendo plantillas, themeforest).

  • Alquilar una casa o local.

Volviendo a formas de inversión más típicas y conocidas, los inmuebles pueden ser una buena opción.

Es sin duda uno de los ingresos pasivos que más rápidamente puede empezar a reportar dinero. Sin embargo, para que funcione tendremos que esperar a que llegue una buena oferta y, por supuesto, necesitaremos una gran suma de dinero.

Una de las desventajas de este tipo de ingreso pasivo son las muchas preocupaciones con las que puede venir (buscar inquilinos, arreglar averías, etc.), sin embargo, si estás dispuesto a dejarte algo de dinero en la mesa, puedes contratar seguros e intermediarios para quitarte todo este trabajo y problemas de encima.

  • La inversión en bolsa, fondos, etc.

Aunque la gente suele preferir invertir en inmuebles, existen muchas más opciones: Puedes invertir en bolsa, en bonos, en fondos de inversión, en oro…

Al igual que en el caso de los inmuebles, la cuantía de los ingresos pasivos dependen de la cantidad de dinero que tengas para invertir, pero, a diferencia de lo que ocurre con los inmuebles, aquí sí que es posible invertir pequeñas o medianas sumas de dinero (entre mil y 100 mil euros o dólares).

Por supuesto, tendrás que estudiar cómo funciona la inversión y qué es lo que estás comprando para asegurarte de que te vaya a dar beneficios durante mucho tiempo. Aquí tienes un curso que puede ser una buena forma de empezar.

Este no es el sitio ni el momento para contarte cómo invertir, pero no quiero perder la oportunidad de darte un consejo: no inviertas nunca en nada que no conozcas a fondo.

La peor razón para invertir (sea en un negocio, en bolsa, en inmuebles o lo que sea) es porque alguien (que me quiere mucho, en el que confío, al que admiro o que sabe mucho) me lo ha aconsejado.

No inviertas porque tu banquero de confianza te lo dice, tampoco porque lo hayas leído en un blog (como este).

No inviertas en bolsa sin haber entendido primero cómo funciona. No compres acciones ni bonos ni nada si no conoces, la empresa (situación del país) y el sector.

Pasos para conseguir ingresos pasivos con un negocio

Ahora que ya hemos hablado de varias formas que los ingresos pasivos pueden tomar, aquí tienes un pequeño resumen de los pasos que puedes seguir para conseguir tus ingresos pasivos.

  1. Idea, decidir el camino que prefieres seguir.

Lo primero es la idea, ¿qué necesidad vas a cubrir y cómo vas a monetizar?

  1. Prueba (para ver si realmente se puede hacer, si el negocio es viable).

Una vez que has perfilado tu idea, lo siguiente es llevarla a la vida, probar si es algo por lo que la gente esté dispuesta a pagar. Aquí puedes ver cómo puedes poner a prueba tu idea.

  1. Inversión de tiempo, dinero o ambos

Cuando tengas alguna señal por parte del mercado (tus clientes) de que les interesa lo que quieres ofrecerles, tendrás que ponerte manos a la obra.

  1. Diseño de un sistema que se mantenga de manera automática o semi-automática

Ahora que ya has puesto en marcha tu negocio, tienes que buscar la forma de que funcione de forma automática.

  1. Entrada de dinero y reinversión del mismo para así escalar el negocio

Tan pronto como empiece a entrar dinero tendrás que buscar formas de reinvertirlo ya sea en crear contenidos, subcontratar servicios o conseguir publicidad.

Tu camino hacia los ingresos pasivos

Si yo tuviera que empezar de cero, haría lo siguiente:

Dado que tengo unos gastos mínimos más o menos altos (unos 3.000 euros al mes viviendo en España, fuera de las ciudades más caras), no dejaría mi fuente de ingresos todavía. Al menos no lo haría si no tuviera un dinero ahorrado o una casa que puedo vender o alquilar para cubrirme las espaldas.

Ahora hay dos opciones, o quiero montar un negocio o no.

Si no quiero montar un negocio, tendría que buscar otras formas de generar dinero.

Podría aprender cómo funciona la bolsa (haciendo un curso barato, pero bueno de una semana y comprándome algún libro básico) y empezar a invertir (empezando por varios fondos de inversión bien elegidos). De esta manera, podría empezar a recibir un dinero anual cada vez que se repartiesen dividendos entre los inversores y estaría aumentando mis ahorros año a año. No invertiría todo mi dinero de una vez, lo haría poco a poco y de forma escalonada en el tiempo.

O podría prestar dinero (o comprar participaciones) a alguien que tenga una idea de negocio, pero esto suele ser mucho más arriesgado que invertir en bolsa. Podría convertirme en business angel o estudiar las posibilidades del crowdfunding.

En caso de que tuviese algún inmueble, podría arreglarlo y alquilarlo.

Si no lo tengo pero tengo dinero, podría adquirir algún piso o casa (personalmente es algo que nunca haría, pero no hay duda de que no es la peor de las inversiones y mucha gente vive de alquilar inmuebles). Por supuesto, buscaría alguna agencia que se encargase de mantener el inmueble en buen estado y del trato con los inquilinos, para así poder dedicar mi tiempo a otras cosas.

En caso de que no tuviese dinero, o no me gustasen este tipo de inversiones, tendría que optar por montar mi propio negocio (de hecho, lo haría con gran gusto).

Lo primero que haría sería preguntarme qué se me da bien. Haría una lista de cosas y preguntaría a gente que me conoce qué piensan que se me da bien (cosas por las que pagarían, claro).

Luego me preguntaría cómo puedo enfocar mis capacidades o conocimientos para crear algo que ayude a otros hasta tal punto que estén dispuestos a pagar por ello.

En cuanto a la forma de llegar al público, sin duda, empezaría por un blog. Aprendería a usar WordPress de forma básica, luego elegiría un buen alojamiento y pensaría sobre el lector con el que quiero trabajar, la persona a la que quiero servir.

Una vez que sé a quién voy a ayudar y cuáles son sus necesidades, empezaría a crear contenidos que solucionen sus problemas.

De esta manera nos iríamos conociendo y, a partir de ahí, podría crear algo con lo que monetizar.

Podría crear un libro electrónico (ebook) sobre alguna técnica que haya desarrollado o sobre mi experiencia profesional a la hora de afrontar determinadas situaciones de la profesión.

También podría crear un curso, con el que enseño a mis lectores a solucionar su problema.

Como decía más arriba, ambos casos tienen la gran ventaja de que, una vez que has creado el producto, lo puedes vender todas las veces que quieras, sin ningún coste por tu parte.

Otra buena opción sería buscar negocios que funcionan bien, pero no tienen una gran presencia web y ofrecerles una colaboración. Podría encargarme de conseguir clientes a través de internet a cambio de un porcentaje. Para ello, construiría mi propia web (es importante que la web sea mía) y ofreceríamos los productos o servicios del socio a través de esta.

Si supiese cómo programar, podría crear mi propia aplicación o plantilla. Sin duda, no lo haría hasta que no estuviese totalmente seguro de que existe interés en un programa como el que estoy pensando hacer. ¿Cómo me aseguro? Pues haciendo un prototipo (máximo 8 horas de trabajo) y ofreciéndolo para ver cuánta gente lo compra (es decir, no empiezas a programar hasta que no tienes pedidos).

Podría optar por vender espacio publicitario. Aunque en mi caso, seguramente no lo haría, no me gusta mucho ese modelo de negocio.

Más probablemente me decantaría por buscar grandes productos o servicios creados por otros bloggers o emprendedores y ofrecerlos a mis lectores a cambio de una comisión (afiliación). Así, ni siquiera tendría que preocuparme por crear ningún producto antes de empezar a vender y hacer dinero.

Tan pronto como viera que mis lectores están interesados en dichos productos (porque los están comprando), podría dedicarme a hacer una versión propia más adaptada a sus necesidades que además me permitiría quedarme con el 100% de los ingresos.

Concluyendo

Como ves, los ingresos pasivos no solo son reales, sino que además existe un camino que lleva a ellos y que cualquiera con ganas y disciplina puede seguir.

Eso sí, ten en cuenta que el camino hasta el ingreso pasivo es largo y que rara vez es una alternativa inmediata al empleo. Por eso, especialmente si tienes una familia que mantener, puede ser importante conservar una fuente activa de ingresos (sueldo), al menos durante un tiempo.

Para todas aquellas familias que quieran empezar a invertir en la creación de ingresos pasivos, he abierto un canal con vídeos para emprendedores al que te puedes suscribir gratis en youtube. Allí iré respondiendo mediante vídeos breves y al grano a todas las preguntas que me queráis hacer sobre emprender, conciliar trabajo y familia y, en general, trabajar en libertad.

De momento, ya tengo más de 20 vídeos creados con las preguntas que me habéis ido enviando los que os habéis apuntado al curso Trabajar en Libertad, así que tienes material de sobra para empezar.

Aprovechando que has llegado hasta aquí, quizás quieras empezar enviándonos tus preguntas por email o escribiéndolas en los comentarios (si todavía no te has apuntado al curso, ahora es un buen momento).